La radio de onda corta

Si os fijáis en las radios a válvulas antiguas, generalmente posteriores a 1935, podréis observar que el dial va serigrafiado con nombres de ciudades nacionales y extranjeras. El mayor número de ciudades extranjeras, en especial las más distantes, corresponden a la banda de onda corta. Esta longitud de onda es la que se presta mejor para cubrir largas distancias y, de este modo, llegar al más recóndito lugar de la tierra. El mayor alcance de estas emisiones hace que también sean utilizadas por los radioaficionados como yo (EA3 BUU). La onda corta va desde los 80 metros de longitud de onda (3 MHz) hasta los 10 metros (30 MHz), las mejores horas para recibir la onda corta es durante la noche. Estas longitudes de onda se reflejan en la capa de la atmósfera, llamada ionosfera, rebotando en ella como si fuera un espejo y volviendo a la superficie terrestre, rebotando de nuevo, y volviendo a dirigirse a la atmósfera, repitiéndose el ciclo varias veces según la potencia y condiciones cambiantes de la ionosfera, pudiendo dar la vuelta al globo terráqueo.

Loewe Opta

Normalmente, todas las radios a lámparas llevaban, aparte de la onda media y onda larga, la onda corta, de este modo se podían oír emisoras de países muy distantes, a través de las cuales uno se podía informar de noticias de otros continentes pues, aunque uno no supiese idiomas, había y sigue habiendo, aunque no tanto como antaño, emisoras que emiten en español. También se podían oír las emisiones de radioaficionados que emitían en amplitud modulada y que actualmente emiten en banda lateral en dichas bandas.

Hay una afición llamada diexismo o radioescucha que consiste precisamente en eso, escuchar emisiones de radio lejanas y mandar los controles de escucha, potencia de recepción y calidad del audio a la emisora escuchada y, de este modo, recibir por parte de la estación de radio la confirmación de a recepción mediante una tarjeta llamada “QSL” al igual que los controles que damos los radioaficionados a nuestros colegas y enviando las tarjetas de confirmación del contacto “QSL” las emisoras también responden a sus oyentes con sus respectivas QSL.

Philco

En la siguiente foto se puede observar un receptor Eddystone 840- C de los años 60, a lámparas por supuesto y de origen inglés, el cual reparé y ajusté para un cliente de Canarias. Este receptor es un equipo clásico de comunicaciones que puede recibir las emisiones en banda lateral y telegrafía de los radioaficionados. El dueño del mismo, que es un gran aficionado a la escucha, me comentó la cantidad de emisiones por él recibidas de lugares tan lejanos y curiosos como la guardia costera de Florida de Estados Unidos, desde emisoras locales de sur América y un largo etcétera de países lejanos.

Eddystone

Me gustaría compartir una anécdota referente a la onda corta en español.

Hace un tiempo contactó conmigo una señora de Barcelona para que le reparase una radio, y como no podía traérmela fui a recogérsela a su casa. Cuando fui a entregársela, una vez reparada y ajustada, estuvimos charlando un rato sobre mi pasión por la radio y, concretamente, por la onda corta. En este momento fue cuando me comentó que le hacia mucha ilusión tener esta radio reparada después de tantos años estropeada, pues era de su abuelo que, en los años 50, cada noche a la misma hora la encendía para escuchar a su hija, osea la madre de esta señora, que vivía en El Cairo y era locutora de radio en la emisora “Radio El Cairo internacional” en español. Resulta que mi cliente era egipcia por parte paterna y española por parte materna. En aquellos tiempos era todo un lujo oír a su hija desde tan lejos cada día, esa “es la magia de la radio”.

Otra anécdota es la de una clienta a la cual le reparé una radio que, además de la onda media y corta, tenía onda pesquera, “utilizada por los barcos para sus comunicaciones con el puerto y entre ellos”. Me decía que en aquellos tiempos, en los cuales aún funcionaba dicha banda, oía cada día a su padre desde el barco hablar por la radio y como sabía que sus hijos lo estaban escuchando, los saludaba siempre e incluso les daba algún recado. Como podemos ver la radio antigua es más que un mueble bonito, es nostalgia, recuerdos y sentimientos reencontrados al volver a escuchar esa vieja radio olvidada en cualquier parte de casa, tapada con alguna tela o peor aún al descubierto en un desván, garaje, o buhardilla, criando polvo y, en muchos casos como un servidor puede dar fé, sirviendo de nido a los ratones.

Reparación Radio Bayona

Les animo a los que tengan una radio de onda corta a explorar el espacio radioeléctrico mundial en el dial de su radio y oír esas estaciones lejanas e interesantes que cruzan el éter desde los principios de la radio. En internet pueden encontrar el listado de estaciones de onda corta, el horario de emisión y lugar de procedencia. ¡Ánimo y a explorar las ondas!

Visita mi web https://www.audionoelpla.com/

Artículos recientes

Busca por palabras clave